comprar ugg online baratas los rastas musulmanes de Senegal

botas altas ugg los rastas musulmanes de Senegal

Assalamu alaykum ua rahmatu allahi ua barakatuhu

En mi última expedición al Senegal, tierra a la que le estoy cogiendo tanto cario que me estoy planteando cambiar el nombre del blog por MANGUI FI, que es algo así como “aquí estoy” o “voy tirando” en wolof, tuve la suerte de hacer realidad el famoso refrán según el cual “nunca te acostarás sin saber una cosa más”. Y además de satisfacer mi curiosidad me fui de picos pardos por Dakar, que siempre se agradece

Cuando uno deambula por Senegal no tarda en ver a fulanos vestidos con trajes multicolores, que harían las delicias de cualquier hippie. Normalmente suelen estar pidiendo limosna, aunque no es raro verlos dedicados a alguna actividad “artística”. La verdad es que arte no les falta, como veremos.

Esta gente son los Baye Fall. Como supongo que el personal no tendrá una noción muy clara de que demonios es un Baye Fall, me voy a permitir el lujo de ilustrar a mi auditorio.

Los Baye Fall son los seguidores de Cheikh Ibrahima Fall, llamado también Ibra Fall o Lamp Fall o también Babu l muridiya (puerta del muridismo), que a su vez era un discípulo de Cheikh Amadou Bamba, conocido como Serie Tuba (el santo de Tuba) o Jadimu l rassul (el servidor del profeta).

Llegados a este punto, los lectores pensarán que todo esto está muy bien pero que ellos se han quedado como estaban. Tranquilos que no hemos acabado. Para comprender de qué va el tema hay que hablar un poquito del Islam en frica Occidental.

En frica Occidental, tanto en el Magreb árabe como en el Sahel y las costas guineanas, el Islam no tardó en alejarse de la ortodoxia sunita tal y como se entiende ésta, por ejemplo, en el Mashrek y la región del Golfo. En esta parte de frica, se impusieron, al menos entre las clases populares, variantes del Islam más cercanas a las corrientes sufíes. Según éstas, sí cabe una cierta intermediación entre los hombres y Allah, y se admite la existencia de hombres santos que durante su vida actúan como maestros o gurús (son los pirs del sufismo centroasiático) y puesto que disponen de la baraka de Allah, tras su muerte se convierten en santos al estilo de los del catolicismo, a los que se erigen capillas y que reciben las oraciones de los fieles. Hoy, es la principal cofradía sufí de Senegal (el presidente Abdulay Wade es miembro destacado, también el músico Youssou Ndour, figura de la música mbalax de la que hablaré otro día) y cuenta con miembros en todo frica Occidental hasta Nigeria y el Chad. El muridismo recuerda vagamente al protestantismo porque no pone el acento en los ritos sino en la vida diaria, y en concreto en el trabajo duro, considerado como una manera de rendir homenaje a Allah. De hecho es casi imposible hacer negocios en Senegal sin topar antes o después con los “mourides”.

La única foto que se conserva de Cheikh Ahmadú Bamba, Serie Tuba. Es inviable pasar más de tres minutos seguidos en Senegal sin ver esta imagen.

El kalifa de los muridas, o sea, el sucesor de Cheikh Ahmadú Bamba, y por tanto el jefazo de los marabúts muridas. Si no me equivoco es su nieto.

Ibra Fall era un seguidor de Serie Tuba. Fue más lejos que el primero en su sacralización del trabajo y se consagró a trabajos manuales, en concreto artesanales, como forma de adoración. Pronto a éstos se sumó la música, sin la que los africanos no saben vivir. Así se desarrollo un subgrupo de los muridas, los baye fall (bay fal), dedicados a labores artesanales o artísticas, incluida la música (como el cantante Ismael L), y que además no tardaron en fijarse estrictos votos de pobreza, mendigando para ganar su sustento y el de sus marabúts o maestros. Además, los Baye Fall establecieron la prohibición de cortarse el pelo, por lo que gastan dreadlocks (lo que los espaoles llaman rastas, cuando la palabra rasta designa al hombre no a su peinado). Ellos las llaman ndiangue, que en wolof quiere decir pelo fuerte. Son además los encargados de la seguridad y el mantenimiento del orden en Tuba, la ciudad santa de Ahmadú Bamba, que curiosamente funciona gobernada por la orden de los muridas, al margen de las autoridades senegalesas.

Ibra Fall (sala allahu alayhi ua salam)

El asunto es que con el paso del tiempo los Baye Fall han ido recibiendo otras influencias, no muy islámicas. La principal, como se imaginarán los lectores, es la del rastafarianismo. Esto es lógico, no sólo por su apariencia similar, sino por la coincidencia de muchos de sus preceptos morales: rechazo (teórico) de las riquezas materiales, negativa a practicar el comercio, prohibición de comer carne; pacifismo (también teórico); apología de sus raíces africanas. También les une el uso de la música como medio de acercarse a Dios, algo típico también en la tradición sufí. Los Baye Fall se reúnen, por ejemplo, en la isla de Ngor, para tocar sus tambores y cantar y bailar en honor de AllahSi los viera el gran muftí de Arabia Saudí se arrancaría las barbas ante tamaa herejía

Este Baye Fall ha oido la canción de The Cimarons, “don’t u cut out your dreadlocks, let them grow, let them grow.”

La cuestión es que entre pitos y flautas, los Baye Fall tienen un cacao mental considerable. Tengo la suerte de ser “amigo” de uno. La decoración de su casa (o chabola, para ser exactos) es una curiosa combinación de imágenes de Ahmadú Bamba, versículos coránicos y pósters de Bob Marley y Haile Selassie. Ellos se reconocen musulmanes aunque eso no cuadra con su adoración de sus maestros (y sobre todo de sus imágenes), y con su veneración por Bob Marley y Haile Selassie, el León Conquistador de la Tribu de Judá (toma ya), ambos cristianos, y el último, además, enemigo encarnizado de los vecinos musulmanes de su Imperio. Además, aunque suelen ser bastante religiosos, respetuosos del ayuno, la oración, etc, no tienen reparos en beber alcohol y fumar yamba, esto es marihuana, costumbres prohibidísimas por el Islam. También se les achaca no ser cumplidores con el deber de peregrinación, porque según algunos, anteponen su ciudad santa, Tuba, a la Meca.

Un Baye Fall con un escapulario con la imagen de Ibra Fall

Imágenes de Tuba (o Touba, en francés), la ciudad santa de los muridas

En resumidas cuentas, los baye fall de hoy son unos pájaros de cuidado y tienen cierta mala fama. Se les respeta, porque en teoría cuentan con la baraka de Allah y la protección mágica de sus marabúts, pero también se les critica por vagos y parásitos (lo que no cuadra con la doctrina original de su grupo, pero es que fumar yerba tiene estas cosas) y por pasar más rato de juerga que en la mezquita. Suelen apostarse en los aledaos de los hoteles, a la caza de extranjeros juerguistas (como yo) a los que se asocian en tanto que cicerones, guiándolos por la noche de Dakar. Hay que reconocer que han desarrollado una filosofía muy particular, mezcla de sufismo y rastafarianismo, de Islam y de cristianismo, de religiosidad sincera y de jeta más dura que el hormigón armadoPero no están exentos de virtudes: presumen de ser honrados, y muestran sus trenzas como prueba, pues al entrar en la en la cárcel la primera medida de la policía es raparte el pelo; presumen también de generosidad y de un cierto comunismo, pues como dice mi amigo Abbas, los “baye fall debemos compartir todo, excepto nuestras mujeres”. Sabio precepto, digo yo.

Escrito por anonimo el 21 11 2008

Joder. Vaya panorama. Seores este blog está, en teoría cerrado, pero visto lo visto voy a reabrir.

Personalmente, nunca tuve problemas de salud ni de ningún tipo en Senegal salvo las clásicas diarreas. La lista de desgracias que incluí era simplemente en respuesta a esa teoría de que nada es verdad, cosa que me parece una chorrada porque si te pegan un tiro te mueres de verdad, si pillas el SIDA lo pillas de verdad etc

El problema es que cada vez más gente ve el mundo como una play station gigante, y no se da cuenta de que aquí fuera los riesgos son reales y mucho. Si aquí te dejan game over no se puede echar otra moneda y continuar, capisci?. Hablas de miedo, ok. Si el miedo me va ayudar a llegar a viejo (y rico, in sha allah, bienvenido sea. Y claro que en Europa también hay riesgo, no te jode. pero a que tú no te expones voluntariamente? De todas formas tampoco debo ser tan cagón. Estoy ahora mismo en Dakar, el sábado vuelo a Nouakchott con Air Mauritania (que eso si que es un riesgo.) y de ahí a Nouadhibou en coche. No lo niego. Pero las cosas como son: AL HAMDULILLAH va con H no con J, te pongas como te pongas.
comprar ugg online baratas los rastas musulmanes de Senegal