ugg sandalias El Diario de Yucat

botas de invierno ugg El Diario de Yucat

Ser mi ltima colaboracin del ao en este generoso espacio del Diario de Yucatn. En un abrir y cerrar de ojos las semanas se fueron volando y nos encontramos con la necesidad de realizar el balance que cierra un ciclo caracterizado por sus fuertes turbulencias. Es difcil encontrar algn elemento para perfilar el debate por venir entre la incertidumbre y las certezas de progreso. Eleg un indicador demogrfico para intentar ilustrarlo. Es la esperanza de vida al nacer. Vivir ms aos que nuestros padres y abuelos ahora parece normal. Muy pocas veces pensamos en las razones y las causas del aumento de las expectativas de vida, en las que se mezclan mejores condiciones de salud, alimentacin, agua limpia, entre otros. Lo tomamos como algo natural, sin que nos percatemos del enorme esfuerzo de organizacin social y de la administracin pblica para alcanzarlo. Veamos la situacin actual en Mxico. Por ejemplo, la nia y el nio que nacieron la pasada Nochebuena en esta ciudad tienen la esperanza de vivir al menos 75 aos (la nia casi tres aos ms). Si ellos hubieran venido al mundo ese mismo da pero de 1930, su expectativa de vida hubiera sido slo de 34 aos. En esa dcada, cuando nacieron nuestros padres y abuelos, numerosas mujeres moran al dar a luz; los infantes eran presa de epidemias de difteria, tosferina y ttanos; la poliomielitis atacaba sin piedad y an no haba sido descubierta la penicilina para tratar infecciones. La desnutricin estaba presente en la mayora de los hogares y la inexistencia de sistemas de agua potable cobraba anualmente una elevada cuota de vctimas de enfermedades hdricas, principalmente entre los menores. Cuando yo nac, hace 66 aos, tena la esperanza de vivir apenas 48. Para que yo alcanzara mi edad actual, en algunas partes de Mxico y de Yucatn miles de nios murieron vctimas todava de la falta de condiciones de salud. Sin embargo, cuando mi hija naci a mediados de la dcada de 1970, ella y los de su generacin ya tenan la expectativa de vivir hasta los 63 aos. Mis cinco nietas y un nieto, eneracin Z? as les llaman, tienen la posibilidad de llegar a ms de 78 aos. Las explicaciones para este dramtico incremento de los aos por vivir estn en los extensos programas de vacunacin, en la mejora de los servicios de atencin mdica y en una poltica social dedicada a atender las necesidades de los ms vulnerables. Tal parece que Mxico se dirige a alcanzar las expectativas de vida de los pases desarrollados, entre los cuales Japn ocupa el primer lugar, con ms de 80 aos en promedio. Por cierto, de acuerdo con los datos de 2016, Yucatn se encuentra por arriba del promedio nacional por ms de cuatro meses (75.6 aos vs 75.2 aos, respectivamente). Tal parece que todo tiende ineludiblemente al avance, tal vez con mayor lentitud que antes, pero nunca para atrs.

Malas noticias. S es posible retroceder, de hecho est sucediendo ni ms ni menos que en los Estados Unidos. En este pas vecino, por tercera ocasin desde 2015, la esperanza de vida de su poblacin est disminuyendo. Sus autoridades lo atribuyen al aumento del consumo de drogas entre su poblacin joven, entre las cuales destacan los nuevos productos sintticos, letales en su mayora. Rusia fue otra potencia que registr severos retrocesos en esta materia.

Al colapsarse la Unin Sovitica tambin se cayeron sus servicios de salud, incluyendo vacunacin. Veinticinco aos despus, an no recuperan las cifras anteriores a 1991.

Vienen meses de campaa electoral, de promesas y compromisos de candidatos y partidos. Responder a la pregunta sobre cmo se proponen mantener e incrementar la esperanza de vida de la poblacin no puede limitarse a las urgidas estrategias de prevencin y atencin a la salud. Trasciende hasta las polticas de desarrollo social, de iguales oportunidades para mujeres y hombres, del cese de la violencia que cobra crecientes cuotas de vidas jvenes en varios estados del pas. Tiene que ver con la garanta de acceso a la alimentacin; a gozar de seguridad social en la vejez. Ningn presidente de la repblica ni gobernador de una entidad federativa puede presumir logros de su administracin si retrocede la expectativa de vida de sus ciudadanos. No hay calificacin mejor que el incremento anual de esperanza de vida, as sea solamente de pocos meses.

Nos asomamos a 2018 con miedo y esperanza. Por primera vez, tememos que el futuro no nos traiga inevitablemente iempos mejores? Las amenazas del retroceso se ciernen sobre nuestras expectativas en la poltica, en la economa, en la organizacin social. Contaminacin ambiental; violencia desatada en distintas partes del mundo y de nuestro pas; guerras econmicas y proteccionismo; violacin a los derechos humanos fundamentales, son algunas de las preocupaciones que en distinto grado, acompaan la prdida de las certezas que mantuvimos a lo largo de casi dos centurias. En su nombre, la esperanza de vida nos da alientos para esperar lo mejor. Ya habr oportunidad de abordar los proyectos polticos que se confrontarn en las campaas de los meses por venir. Uno de futuro, con sus retos y expectativas. Otro, fincado en la memoria de un pasado al que es imposible e indeseable retornar. Pero hoy, en el presente, celebremos la vida que nos permite decir adis a 2017.?Mrida, Yucatn

Licenciada en Sociologa por la Universidad Iberoamericana,
ugg sandalias El Diario de Yucat
con doctorado en Historia. Segn la conclusin determina si se debe celebrar o no. En esta poca, la circulacin de divergentes argumentos teolgicos, bblicos e histricos es notoria. Aqu slo quiero realizar cinco apuntes sobre los aspectos centrales de la Navidad conocida.

Primero: miembros del cristianismo temprano e refiero a los cristianos de los dos primeros siglos de la Era Comn?no celebraban el nacimiento de Cristo. La resurreccin de Jess los mantuvo enfocados en la parusa; adems, en sus textos sagrados la celebracin de los nacimientos estaba asociada a momentos desafortunados (Gnesis 40, 1 23; Mateo 14, 1 11; Job 1, 1 19, 4, 5; Jeremas, 20, 14 18).

Segundo: La prueba histrica ms antigua sugiere que pudo ser el ao 336 d. C. en el que la Navidad se consider como da feriado en el almanaque de Filcalo o Crongrafo 354 d. C. Este documento es producto de la oficializacin del cristianismo en Roma impulsada por Constantino I. En el Crongrafo dice que el 25 de diciembre es festivo en alusin a atus Christus in Betleem Iudee? Estas fechas coincidieron con dos festividades invernales romanas: 1) Saturnalia en 17 23 de diciembre y 2) el nacimiento de Sol Invictus en 22 25 de diciembre, instaurada por el emperador Aureliano en el ao 274 d. C. No obstante, Saturnalia marc las prcticas y costumbres de los das feriados, las cuales se conocen a travs de una de las obras del autor clsico Luciano. Algunas son: no laborar, igualdad entre amos y esclavos, banquetes y envos de regalos. Para el socilogo Rodney Stark, el edicto de Miln pronunciado por Constantino signific na respuesta astuta al rpido crecimiento?del cristianismo, siendo na fuerza poltica importante?(a expansin del cristianismo? Trotta, p. 14). Este es el mismo trasfondo del establecimiento de las festividades cristianas, aunque fueron celebrados como se acostumbraba en Roma. Sin embargo, estas modificaciones requirieron esfuerzos de interpretacin teolgica. Hippolytus, uno de los padres de la Iglesia del tercer siglo, fue quien en sus textos argument que el nacimiento de Cristo refera al verdadero Sol de Justicia (Malaquas 4:1 2) y no de Sol invictus.

Tercero: El origen del rbol de Navidad se remonta al acto de San Bonifacio entre las tribus germnicas en el ao 723 d. C., cuando tal el roble, smbolo de la unin de los mundos en la mitologa nrdica. Posteriormente, Bonifacio plant un abeto en sustitucin. El motivo fue no sustraer el elemento del rbol de la ritualidad, sino otorgar un nuevo rbol que simbolice al Dios cristiano. Para ese periodo, los lderes catlicos inspiraron sus acciones en las sugerencias del Papa Gregorio Magno encontradas en una carta fechada en 601 d. C.: os templos de dolos de esa raza no deberan de ninguna manera ser destruidos, sino slo los dolos en ellos. Toma agua bendita y rocala en estos santuarios, construye altares y coloca reliquias en ello [ Cuando esta gente vea que sus santuarios no son destruidos [ estarn ms listos para llegar a los lugares con los que estn familiarizados, pero ahora reconocern y adorarn al verdadero Dios? Este fue el sentido de la accin de Bonifacio. Posteriormente, el rbol adquiri elementos gracias a los dramas medievales que se realizaban para evangelizar a la poblacin analfabeta. El drama de la creacin fue recurrente, el abeto fue utilizado para simbolizar el rbol del paraso, las manzanas al pecado, las obleas significaron los perdones y las velas la luz de Cristo. Estos adornos fueron transformndose, siendo un elemento popular en la Alemania catlica y aun entre los luteranos. A mediados del siglo XIX, la princesa Victoria y el prncipe Alberto de Reino Unido, ambos de ascendencia alemana, popularizaron el rbol de navidad como parte de una celebracin familiar. En Mxico, Maximiliano de Habsburgo introdujo el rbol.

Cuarto: la Navidad prohibida en Inglaterra. Los puritanos etodistas, bautistas, presbiterianos, cuqueros y calvinistas?lograron establecer que el da de Navidad sea da de penitencia en 1647, ocasionando revueltas como la sucedida en Canterbury ese mismo ao. A pesar de estas manifestaciones, el 24 de diciembre de 1652 se prohibi la Navidad, por lo que se orden que los mercados y las tiendas permanecieran abiertos. En 1686, Josiah King public en Londres el libro he Examination and Tryal of Old Father Christmas?aludiendo a que la Navidad proviene de la ciudad de supersticin y del condado de idolatra. La interdiccin y las ideas negativas influyeron en las colonias norteamericanas. En la Colonia de la Baha de Massachusetts se public en 1659 la multa de 5 chelines a quien la conmemore. El ministro presbiteriano Samuel Davies mencion en su sermn el 25 de diciembre de 1760 que la Navidad era uno de esos as especiales, consagrados por la piedad equivocada o la supersticin de los hombres, y transmitidos a nosotros como santos, a travs del medio corrupto de la tradicin humana, me considero libre de observarlos o no,
ugg sandalias El Diario de Yucat
segn la conveniencia y la perspectiva de la utilidad?