venta botas ugg décadas de olvido

botas ugg niña décadas de olvido

Así comenzó el viaje del equipo de La Nación, que en una serie de reportajes presentará una radiografía de dos departamentos chaqueos: Presidente Hayes y Boquerón, ubicados a 271 km y a 467 km de Asunción, respectivamente.

Por ejemplo, luego de tres aos de sufrir el intenso calor del Chaco se pudieron adquirir aires acondicionados, pero éstos no pueden ser utilizados porque el transformador del edificio complejo de departamentos donde están ubicados los juzgados no tiene la capacidad suficiente para ello.

donado hace cinco aos un predio para la construcción de una sede propia del Poder Judicial.

En cuanto a la salud, prevalecen las falencias y las necesidades en todo el departamento de Presidente Hayes, que hoy carece de profesionales del área, inversiones en infraestructura, ambulancias en buen estado, entre otros detalles no menores.

La XV Región Sanitaria registra de manera permanente varias renuncias de médicos, que objetan la poca rentabilidad que significa para ellos trasladarse varios kilómetros para trabajar en pésimas condiciones y percibir la misma remuneración de un profesional que brinda servicios en el departamento Central.

Existe un solo hospital distrital en Presidente Hayes que posee unos 72.907 km2 y que a duras penas trata de cubrir a toda la población, reforzando los precarios 17 puestos de salud familiar, distribuidos en lejanas ciudades.

El deteriorado estado de las rutas representa un obstáculo para la población y para los profesionales de blanco que necesitan acceder a los puestos de salud. En épocas de lluvia prácticamente es imposible acceder por tierra, dejando como únicas opciones el traslado aéreo o fluvial.

chaco paraguayo donde la salud y la educación están descuidadas. La cultura menonita, que prevalece en la zona, hace que los descendientes de paraguayos denominados “latinos” por los descendientes alemanes , tengan un trato y beneficios diferenciados en ambos sectores.

Durante el recorrido se comprobó la inexistencia de un hospital público. En toda Filadelfia solo existe un pequeo puesto de salud instalado gracias a los recursos propios de la municipalidad local, que no posee la capacidad y las condiciones requeridas para abastecer a todos los ciudadanos, en su mayoría, incapaces de pagar servicios en hospitales subvencionados, es decir de capital menonita. Según algunos ciudadanos,
venta botas ugg décadas de olvido
los hospitales subvencionados priorizan la atención a sus descendientes y a las personas con capacidad económica.

En cuanto a la educación, la municipalidad y la gobernación, con ayuda de los empresarios de la zona en especial de los menonitas , realizan grandes inversiones con el objetivo de brindar un lugar digno para la formación educativa. Sin embargo, la propia cultura de los nativos y así también de los menonitas no favorece el avance hacia dicha finalidad.

De acuerdo a los habitantes, el trabajo prevalece sobre la educación, motivo por el que una gran mayoría de jóvenes y nios en especial nativos , prefieren dedicarse a trabajar y ganar su propio dinero antes que educarse y formarse académicamente.

Viviendas alquiladas que no reúnen los requisitos básicos para resguardar más de 4 mil expedientes judiciales que se tramitan en el fuero civil, y otros 4 mil juicios que tiene el juzgado de garantía es la dura realidad que viven los magistrados de Filadelfia. El juzgado de garantía funciona en una casa particular, que según fuentes es alquilada por la Corte. Dicho inmueble no cuenta ni con bao para los abogados y mucho menos con un calabozo para los delincuentes y sobre todo para los considerados peligrosos.

Lo mismo ocurre con el juzgado civil, comercial y laboral de Filadelfia, que funciona en una precaria vivienda, con espacios físicos pequeos que generan incomodidad al momento de impartir justicia. En este predio, existe un abandonado depósito, que sería utilizado para guardar evidencia.

A 500 kilómetros de Asunción, en Mariscal Estigarribia, se encuentra el juzgado de primera instancia multifueros, que funciona en una humilde vivienda familiar, ubicada a una cuadra de la Ruta Transchaco. También a metros de la citada ruta se está ubicada la secretaría y el despacho de los miembros del Tribunal de apelaciones multifueros del departamento de Boquerón.

Mientras que la situación del juzgado de Neuland es más preocupante, debido a que tanto la secretaría como el despacho del juez están ubicados en la parte trasera de una ex iglesia menonita. Además, según fuentes judiciales, este local estaría siendo desalojado en los próximos días por falta de pago de alquiler y servicios básicos.
venta botas ugg décadas de olvido